Fiberlogy ABS White

Filamento duradero con alta dureza en blanco.

  • Alta dureza.
  • Alta resistencia al impacto.
  • Resistente a altas temperaturas.
  • 21,99 € (2,59 € / 100 g)

Incl. 21% de IVA Más gastos de envío

Quedan 2 unidades en almacén

Entrega aproximada el día martes, 26 marzo: Haz tu pedido hasta el viernes a las 09:00 Uhr.

Color:
  • Fiberlogy ABS White
  • Fiberlogy ABS Yellow
  • Fiberlogy ABS Red
  • Fiberlogy ABS Blue
  • Fiberlogy ABS Light Green
  • Fiberlogy ABS Gray
  • Fiberlogy ABS Graphite
  • Fiberlogy ABS Inox
  • Fiberlogy ABS Onyx
  • Fiberlogy ABS Black
Añadir a mi lista de deseos

Art.-Nr.: FL-ABS-WHITE-285-085, Contenido: 850 g

EAN: 5902560994001

  • Alta dureza.
  • Alta resistencia al impacto.
  • Resistente a altas temperaturas.

Información del producto & datos técnicos:

Marcas (Fabricantes): Fiberlogy
Contenido: 850 g
Diámetro: 1,75 mm, 2,85 mm
Tipos de productos: Filamento ABS
Color del filamento: Blanco
Peso neto: 850 g
Temperatura de impresión aconsejada: 250 - 265° C
Temperatura aconsejada para la plataforma térmica: 90 - 110 °C

Descripción

El filamento ABS de Fiberlogy es un verdadero experto en durabilidad. Las impresiones hechas con este filamento se caracterizan por su dureza y alta resistencia al impacto. También son resistentes a las altas temperaturas y a la abrasión. Estas propiedades aumentan las aplicaciones del ABS.

Los beneficios de ABS son muy apreciados por diseñadores e ingenieros. Las impresiones se pueden utilizar para crear modelos conceptuales para nuevos productos o incluso la versión final. El ABS también se puede utilizar en la producción, especialmente cuando se realizan prototipos de elementos más rígidos.

Características

  • Alta dureza
  • Alta resistencia al impacto
  • Resistencia a las altas temperaturas y a la abrasión.
  • Puede ser procesado mecánica y químicamente.

Preguntas y respuestas del producto: Fiberlogy ABS White

Leer las respuestas concretas de los clientes que han valorado este producto

Valoraciones del producto

La primera impresora 3D industrial data de los años 80, cuando se pusieron en marcha los primeros programas de CAD.