En Amsterdam, se construyó un puente de acero con impresoras 3D con la ayuda de algunos robots.

Guía